Freddy Colorado

Volcánicos efluvios sonoros de tribus ancestrales, habitan el alma rítmica y melódica del percusionista Freddy Colorado.

Desde su niñez en el barrio Andrés Sanín, una cofradía de espíritus telúricos que habitan el puente de Juanchito y el río Cauca lo convocaron a la lúdica del pentagrama musical de la Calicalentura.

El llamado a la trashumancia, al viaje por los colores del sonido, fue inobjetable, y la música, ese lugar donde nada nos puede hacer daño, lo ha llevado a explorar múltiples sonoridades que celebran la misteriosa e insondable existencia. Las carreteras del tiempo y el encuentro festivo con maestros fueron esculpiendo su talento innato al tener la oportunidad de compartir saberes con agrupaciones de folklore afropacífico como ‘Bahía’, experimentales con el beat de “La Tribu Perdida” y de cumbia espacial y sabor afrolatino como “Onda Trópica”, entre otros sonideros que le permiten conocer el país, cruzar los mares continentales y contagiarse de los venenos afro diaspóricos de la world music.

Desde hace más de 10 años, junto a otros músicos amigos y estudiantes de su laboratorio de percusión, crearon una pandilla sonica y vanguardista: ‘Residuo Sólido’, que no ha parado de girar y presentarse en escenarios tan importantes como el Petronio Álvarez, Ajazzgo, y la Fiesta de la Música, con un objetivo ecológico muy claro y contundente, reivindicar el uso de objetos no convencionales y reciclados, (considerados como basura) para sugerir otros tempos musicales selváticos, urbanos y psycotropicales, como otra forma de sentir la caleidoscópica dimensión afro, tan cercana y exótica a la vez, en definitiva, la apropiación del lenguaje musical, la intención de jugar con los sonidos contemporáneos que nos revelan el carácter aurático de la música y a la vez la profunda subjetividad en la creación, en un diálogo lúdico con la cosmogonía, los elementales de la naturaleza, sus paisajes y sus habitantes urbanos.

Link: Youtube Residuo Sólido

Deja un comentario