Cynthia Montaño

Calicalentura. Siglo XXI. Hace más de 15 años el hechizo de la revolución artística del sound system, enamoró el corazón sonoro de Cynthia Montaño, con la furia creativa de la poesía y conciencia de la cultura Hip Hop, cuya magia cósmica brota de forma silvestre en el palenque citadino del oriente caleño, con agrupaciones como Zona Marginal…

… cuyo flow de justicia social y actitud combativa, despertaron su latido afrodescendiente e indígena, para convertirse en otra guerrera lírical de la escuela política y comunitaria del sonido del ghetto: el RAP, flor, puño y gemido animal que empieza a fascinarla como mujer cuando descubre la inspiradora voz violeta de otra fémina como la Mc afroamericana Lauryn Hill, y sus deltas sonoros la conducen a un intenso trabajo activismo cultural desde la música parida en la madre África y el adn de su América nativa.

Su liderazgo se fortalece con el llamado del Hip Hop que es literatura hablada; ondas que conectan, revelan y testimonian una herencia que integra y reordena, amplifica y subvierte, pero sobre todo es resistencia, es coraje. El rap es invitación a la reflexión social, política, humana; es una lucha colectiva, una batalla por compartir ese mundo nuevo donde se mixturan diversos mundos. Participación, compromiso, transparencia, etnicidad, son ideas consustanciales al rap, que se conectan profundamente con el alma de Cynthia, para generar espacios de convivencia entre los niños y jóvenes de los barrios del Distrito de Aguablanca que habitan sus sentidos.

Reinventando el mundo con rimas convertidas en canciones en los oídos adecuados, y con la defensa de la alegría por encima de las lágrimas, Cynthia Montano empieza a brillar con intensa luz propia en la cartografía musical de la región, desde su primer trabajo discográfico, ”Urbano litoral”, donde el fecundo sonidero de nuestra Afrocolombia rapera, se mixtura con las ráfagas sensuales de la reggae music, el dance hall y finos matices de jazz experimental, en un laboratorio musical que navega por el pentagrama de la diáspora africana a través de los ritmos folclóricos del pacífico sur como el currulao, el bunde y el aguabajo; como también se aprecia en la sonoridad de su segunda placa sonora “Ideas”, donde su alma pisciana abraza la ancestralidad con más compromiso por los colores acuáticos del fuego selvático desde una perspectiva experimental. Actualmente trabaja en la producción de su tercer álbum: “La Fábula”, y fue invitada por Carlos Vives a participar en su último trabajo con la canción Los Niños Olvidados, donde el color de su voz impacta con belleza exultante.

Paralelo a su crecimiento artístico en el ecosistema cultural que la ha llevado a grandes escenarios como los festivales Ciudad Hip Hop (2008), Petronio Álvarez (2009), Oktober Fest” (2016), “Rock al Parque” (2016) “Estereopicnic” (2018) e “Hipnotik” en España (2008), y a los principales mercados culturales del país, su sensibilidad, convicción y vocación por el trabajo comunitario sigue en aumento, a través de las experiencias compartida con mujeres como Janeth Valencia, Emilia Eneida Murrain, y Diana Avella, han sido fundamentales en su formación como mujer y gestora de paz para impulsar valores humanos de respeto a la diversidad y equidad de género, a través de las artes narrativas musicales, que la habitan desde que era niña cuando escuchaba a su madre cantar mientras realizaba los oficios de la casa.

Cynthia Montaño más que un proyecto musical alternativo y folclórico caleño que viaja por la geografía sonora del world music, es un alma portadora de una herencia espiritual cuyas hondas y altivas raíces tumaqueñas y huilenses, siempre guían sus acciones de resiliencia y empoderamiento por las comunidades de su mapa sensorial, resaltando los principios de nuestros ancestros: amor, unidad y respeto, a través de las milenarias tradiciones de los griots y los nuevos lenguajes del espíritu del muntu africano que sonorizan los barrios en Santiago de Cali.

Link: cynthiamontano.com.co

Deja un comentario